Bienvenid@sMisión, Visión y FilosofíaTalleres 2009Nuestros ServiciosConsultasArtículos
Psicología Integral Paccayemati A. C.
Bisexualidad

La orientación sexual ha sido retomada a lo largo de los tiempos para explicar su etiología, circunstancias, consecuencias, repercusiones individuales y culturales, de muy variadas formas por los diversos autores especializados en dicha temática. Al final del camino ha habido luz en el sentido epistemológico, sin embargo nuevas directrices parecen abrirse al mismo tiempo.

 Apuntan cada uno de los ápices a las implicaciones de la orientación sexual, lo cual,  abre nuevas interrogantes y planteamientos.

 Por concepción existen 3 orientaciones sexuales definidas: homosexualidad, heterosexualidad y bisexualidad. Las dos primeras con mayor camino andado, siendo la homosexualidad la que ha dado pie a un estudio más minucioso de la orientación sexual, y esto, tomando como punto de partida la heterosexualidad. Ésta se ha convertido en el eje de referencia para dar múltiples significados a las otras dos. Aunque la homosexualidad y la heterosexualidad parecieran definirse una en base a la otra, y estar en contraposición y al mismo tiempo en superposición bajo cada teoría explicativa.

 La pregunta que brinca ahora es ¿y la bisexualidad es entonces la que toma como punto de partida a ambas? Lo ideal sería un “no” rotundo, pues cada orientación sexual debiera definirse de sí y para sí, como independiente una de la otra. Algunos teóricos también piensan  en ello.

 Este espacio está encaminado a una referencia que sirva de punto de partida para todas aquellas personas que por convicción o por sospecha están inclinados a la autodefinición de su orientación sexual.

 Las causas de la orientación sexual y en particular de la bisexualidad, aún son especulaciones y es muy probable que se basen en caminos de desarrollo múltiples. Parece más algo influido por una interacción de diversos factores psicosociales y biológicos, quizás únicos de cada persona, en vez de hacerlo en términos de una sola causa para dicha orientación. (Kitzinger y Wilkinson, 1995; tomado de Crooks y Baur, 2000)[1]

 Con frecuencia, la orientación sexual se considera una situación dicotómica: se es heterosexual o se es homosexual. A muchos individuos les incomodan las situaciones ambiguas en cuanto a orientación sexual. A los individuos que se identifican como bisexuales quizá se les reciba con ambivalencia y sospecha muchas veces se les presione, por individuos de otras orientaciones, a que se ajusten a una orientación (Lever, 1995; Shernoff,1998; tomado ibidem)[2]

 La bisexualidad es la atracción tanto amorosa como afectiva así como física y sexual por hombres y mujeres.

 La bisexualidad se experiencia y manifiesta en diversas formas; no sólo se define una persona bisexual por las relaciones sexuales sostenidas al menos una vez con ambos sexos en distintos tiempos. La bisexualidad se vive también en la fantasía, cuando no sólo imagino un momento erótico con un sexo sino con otro o con ambos al mismo tiempo. También se expresa en contactos no sexuales, y es ahí cuando la atracción se despierta, por ejemplo una mirada, un roce de brazos, un saludo. Puede haber personas que se sepan bisexuales y nunca haber tenido relaciones sexuales con el otro sexo o con ninguno. (Riesenfeld, 2006)[3]

 Existen heterosexuales y homosexuales que descubren su bisexualidad bajo el velo de la sospecha, incertidumbre y se tornan suspicaces al respecto de sí mismos. Lo cierto es que aceptación o no, existe una tendencia natural a desplazarse hacia uno u otro extremo. El sexólogo Kinsey hizo referencia de ello en su escala de Kinsey, en la que refería que en ambos extremos de una línea recta está la homosexualidad y en el otro la heterosexualidad y que todos los seres humanos en algún tiempo nos desplazamos hacia un extremo u otro, lo que nos convierte en bisexuales en potencia o la posibilidad de vivir un periodo bisexual, sin importar la duración. De tal forma que en la bisexualidad puede existir la tendencia prevalente a una u otra orientación homo o hetero.

 Existen algunas clasificaciones sobre la bisexualidad, la mayoría basadas en cuestiones de temporalidad. A continuación,  algunas de ellas:

 

  1. Como orientación real: implica que un ser humano nace con la atracción naturalpor ambos sexos, y ésta continúa en la etapa adulta.
  2. Como transitoria: implica la experimentación momentánea de una persona  heterosexual u homosexual por el sexo no comúnmente atractivo para ell@s. O bien, como un momento de cambio de una orientación a la otra.
  3. Como rechazo a la homosexualidad: generada por un miedo a aceptar la homosexualidad propiamente, pues se sabe que el rechazo a ésta socialmente es cruel y definitivo. Así muchos individuos optan por llevar vidas heterosexuales pero de manera oculta también homosexuales. (Fox, 1990; tomado de op.cit.)[4]

 

La sexóloga Rina Riesenfeld, expone su propia clasificación.

  •  Bisexualidad de vitrina: aquellos que son bisexuales pero no manifiestan por miedos y prejuicios su atracción, ni fantaseo por el sexo distinto al que acostumbran.
  • Bisexualidad en la fantasía: no se ha pasado a la acción  todo queda en la imaginación, esto puede resultar un buen ensayo para lo que pudiera seguir.
  • Bisexualidad experimental: motivada por la curiosidad se tienen experiencias con el otro sexo al acostumbrado
  • Bisexualidad momentánea: en algún momento de su vida tuvo una experiencia bisexual pero no sabe con certeza si se repetirá.
  • Bisexualidad circunstancial: bajo ciertas situaciones se presentan encuentros sexuales voluntarios y placenteros con personas del sexo no acostumbrado. Ej: internados, la milicia, durante un viaje.
  • Bisexualidad específica: cuando existe una atracción no por si es hombre o mujer sino por la persona que es, algo en esa persona en especial me produce atracción.
  • Bisexualidad periódica: cuando se lleva una vida heterosexual u homosexual y sin esperarlo y repentinamente se tiene una experiencia bisexual.
  • Bisexualidad alternante: consiste en vivirse primero con un sexo y luego con otro, y así para cada ocasión.


[1] CROOKS Y BAUR (2000). Nuestra sexualidad. México: Internacional Thompson Editores: septima edición

[2] ibidem

[3] RIESENFELD (2006). Bisexualidad: entre la homosexualidad y la heterosexualidad. México: Paidós: primera edición.

[4] CROOK, BAUR (2000). OP. CIT.

Bisexualidad
Violencia en el aula por la no comprensión de la orientación sexual y la identidad de género
Orgasmo y placer
Familias reconstituídas o ensambladas
Violencia en la mujer
Bienvenid@sMisión, Visión y FilosofíaTalleres 2009Nuestros ServiciosConsultasArtículos
Limantitla 6c, Col. Sta. Úrsula Xitla, Del. Tlalpan, CP. 14420, Tel. 5485*6512, Informes lunes a viernes después de las 16 hrs y hasta las 19 hrs. Correo electrónico: paccayematipsicologia@yahoo.com.mx